“De sustos, colores y otros horrores” Halloween 2018

Desde personajes Disney hasta los más disfraces más terroríficos, se lucieron durante estas fechas

Para muchos, la fiesta de Halloween es la más esperada del año. Así quedó evidenciado dada la gran afluencia de personas que se pudieron observar en los distintos bares LGBT de la gran área metropolitana costarricense, durante las fechas en que se llevaron a cabo sus respectivos eventos y a los cuales Yasmag se hizo presente para vivir en carne propia esta experiencia.

Días, incluso meses le puede tomar a una persona preparar su traje para estas ocasiones; ya sea porqué decidió disfrazarse de algún personaje salido de algún universo cinematográfico o de un videojuego. De la misma manera otros aprovechan esta fecha para animarse a probar su suerte con el maquillaje, los tacones y las pelucas.

“¡En este día todo se vale!”, mencionaron algunos asistentes.

Por su parte, el concurrido centro de entretenimiento, Club El Teatro, recibió a más de 1000 personas durante esa noche; e invirtió miles de colones para poder brindarle a todos los asistentes un show inspirado en la película de 1993 Hocus Pocus. Trayendo a la vida a sus 3 personajes principales con un montaje escénico compuesto por importantes transformistas, bailarines y una escenografía nunca antes vista en este bar; todo esto a cargo del reconocido productor costarricense, Jerson Phillips.

En el clásico recinto de fiesta, La Avispa, lleno de cientos de personas; se vivió una historia de brujas y desamor basada en los mitos urbanos de las brujas de Salem. Mismo nombre que llevó su show, producido por otro de los grandes de los escenarios de la comunidad LGBT, Ignacio Laurenz; quién junto a un equipo de grandes transformistas dieron de que hablar entre todos los presentes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un poco alejados del centro de la capital, en Alajuela, Rick’s Bar y Restaurante también hacía de las suyas demostrando porqué y tratando de recuperar el premio a mejor show de Halloween en años anteriores. Este año se lucieron con un show creado por Sebastián “Cachorro” Lopez, denominado The Mirror, el cuál contó una historia de rituales, demonios y otros terrores en medio de un lugar repleto de disfraces muy originales.

Definitivamente el común denominador en cada una de estas fiestas fueron la calidad de sus shows, la diversión, el disfrute con amigos, lucir un disfraz muy elaborado y optar por premios en efectivo bastante atractivos; así como otros trajes no tan preparados. Sin embargo, el tener la oportunidad de convertirse en un personaje diferente al del día a día es algo que se le agradece a todos los bares, discos y clubes que abren sus puertas para recibir a tantas personas durante estas fechas.