Los derechos que nos faltan

Tras un año de luchas políticas, falta mucho camino aún por recorrer.

Para la población de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex el 2018 fue un año de lucha política. #LaCorteDijoSí: El 6 de enero la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) comunicó al Estado costarricense la Opinión Consultiva OC-24/17 mediante la cual se reconoce el derecho de las parejas del mismo sexo a acceder a las mismas figuras jurídicas de protección que existen para las parejas de distinto sexo.

Voces de odio. En medio de la campaña política presidencial, esa notificación cayó como una bomba. Nos enfrentamos de manera directa al odio y la discriminación promulgada por un grupo político que utilizó nuestras vidas como carne de cañón para catapultarse en las encuestas. Algunas ideas esgrimidas fueron sacar a Costa Rica de la Corte IDH, prohibir a las personas homosexuales fungir en el servicio público del Estado e incluso se llegó a hablar de “restaurar” a los homosexuales, en una clara referencia a las terapias de reorientación sexual. No solo nuestros derechos fueron cuestionados, nuestras vidas también.  La lucha electoral la perderían los anti derechos y en mayo asumió la Presidencia de la República Carlos Alvarado. También en mayo, se anunció la creación del Comisionado Presidencial para Asuntos de la Población LGBTI y se nombró a Luis Salazar como tal.

A pesar de lo sufrido, el balance anual es positivo. A finales del 2018 se firmaron una serie de decretos ejecutivos y directrices presidenciales sobre derechos de las personas LGBTI: Reconocimiento de identidad de género en DIMEX para población trans, reconocimiento de estatus migratorio a parejas binacionales, posibilidad de acceder a bonos de vivienda a parejas del mismo sexo, inclusión oficial de la bifobia en el día contra la homolesbotransfobia, declaratoria de interés pública del protocolo de hormonización de la población trans y la directriz a las instituciones que integran el Consejo Notarial para eliminar la prohibición a personas notarias públicas de realizar uniones de parejas del mismo sexo.

https://presidencia.go.cr/comunicados/2018/12/decretos-y-directrices-para-garantizar-derechos-de-las-personas-lgtbi-sin-discriminacion/

Sin embargo, la lucha por los derechos humanos es constante y siempre hay nuevas cuestiones en las cuales avanzar. ¿Cuáles son algunos temas pendientes?

Los derechos que nos faltan. A manera muy general, puedo mencionar cuatro temas que son necesarios atender lo más pronto posible y que dependen de la Asamblea Legislativa.

  1. Terapias curativas. Aún hoy las personas pueden ser víctimas de terapias que intentan corregir la orientación sexual o la identidad y expresión de género. Esto debe ser calificado como trato inhumano y degradante. Por eso, es urgente prohibir en su totalidad cualquier terapia de este tipo.
  2. Ley marco contra discriminación. No existe un derecho a discriminar. Combatir la intolerancia es una necesidad. Por eso, la aprobación de la ley marco contra la discriminación, racismo e intolerancia no puede esperar más. Este proyecto de ley fue impulsado por la Defensoría de los Habitantes y se ampara en la obligación del Estado de tomar medidas necesarias para combatir la discriminación, además de tomar en cuenta los criterios de órganos internacionales de derechos humanos.
  3. Penalizar delitos de odio. Existen delitos que se fundamentan en prejuicios, odio e intolerancia. Van desde discursos como los de la anterior campaña política hasta la violencia física y el asesinato. Debe existir un marco legal que asegure las responsabilidades penales por las acciones discriminatorias de este tipo
  4. Ley General de VIH. La ley actual sobre VIH es antigua. La prevención ya tención del tema requiere de una normativa actualizada con enfoque de derechos humanos.

A pesar de que se haya logrado el reconocimiento del matrimonio igualitario, que no será de acceso hasta el 26 de mayo de 2022, hay muchos temas por los cuales seguir luchando. Asegurar una vida digna a toda persona, libre de violencia y discriminación, es una tarea ardua y constante.

Anuncios