No creo en esos certámenes que el premio es una lata: ¿Qué opinan algunas de las personas más influyentes en los certámenes de belleza LGBTI+ de Costa Rica?

Los certámenes de belleza se han convertido en eventos de entretenimiento muy comunes en la comunidad LGBT+

Este fin de semana México se llevó la corona con Andrea Meza,  la nueva Miss Universo 2020; y es imposible no volver la mirada a lo interno del país. Siendo aún más específicos; a la comunidad LGBT+,
y en cómo ha impulsado este tipo de eventos la proliferación de los mismos durante los últimos años, popularmente llamados “Misses y Misters” .


El primer concurso de belleza “oficial” en el mundo, fue Miss America, en Atlantic City, Nueva Jersey, en 1921. A partir de ese entonces, los certámenes de belleza se han diversificado y abierto a muchas categorías; hombres, mujeres, drag queens, gays, transgéneros, etc. Y en nuestro país no ha sido distinto; hasta algunos más atrevidos, han llegado a categorizar a las personas y su “belleza” en características cómo si se es alto, bajo, atlético, gordo “plus” o flacos.


Hay de todo para escoger dentro de la comunidad. Es innegable que estos certámenes se han convertido en espacios de entretenimiento y disfrute para muchos y muchas, quienes atienden a distintos recintos o bares para apoyar a su favorito(a). Conversamos con algunas caras conocidas que han sido parte activa de los concursos de belleza LGBT+ en Costa Rica y quisimos conocer algunas de sus opiniones más a fondo.

Una de las transformistas más reconocidas de la comunidad costarricense es Ilandra Scavo, con más de 21 años de carrera ininterrumpida a nivel nacional e internacional. Empezó a interesarse en los certámenes de belleza desde seis años atrás, y la decisión de producir uno en nuestro país nació después de ser presentadora del Miss Gay Centroamérica en Nicaragua, dónde se sintió impresionada por la forma en que se vivió ese certamen. “Ver como las transformistas de todos los países eran recibidas en medios de comunicación fuera de la comunidad lgbt, las entrevistas, el respeto y demás; cambió mi concepto sobre Nicaragua”, esto le inspiró para empezar a crear algo similar para su propio país.

Por otro lado, Ruby Ferrer, con 14 años de practicar el arte del transformismo; desde niño se sentía atraído por los certámenes de belleza como Miss Venezuela, entre otros. Y en sus inicios como “drag queen” existían muy pocos concursos, por lo que decidió empezar a crear su propio certamen. Desde hace 10 años ella produce el concurso “La Revelación del Año”, más enfocado en el talento de las participantes. “El poder haber formado y ver visto pasar a la mayoría de transformistas de este país por mis concursos, y aprender que no solo la mejor producida gana, y que hoy no es la rubia ojos azules la que se lleva la corona ha sido increíble. Pero el objetivo de mis concursos siempre ha sido la labor social”, han sido parte de las experiencias que ha tenido a lo largo de los años.

También una de las figuras reconocidas de los escenarios es Candi Iser, y su posición con respecto a los concursos de belleza la toma desde otro punto de vista distinto al de participante.

“Dios me ha premiado de mil maneras y si, he estado en muchísimos certámenes de belleza a lo largo de mi trayectoria; eso sí como presentadora…jaja…No es que no crea en los certámenes de belleza por supuesto que creo, pero también creo que la belleza es integral que va más allá de un lindo vestido o cuánta gente lleve ese día al club donde se realiza el evento, aparte de esto siempre he pensado que a lo largo de los años se perdió algo muy importante y es que, antes habían muy buenos premios económicamente hablando. Ahora son muy pocos los certámenes que dan dinero en efectivo o premios realmente con valor, la verdad y resumiendo no creo en esos certámenes que el premio es una lata.”


En el caso de los “Mister” o certámenes de belleza para chicos, Miguel Rodríguez, productor del Mr. Gay World Costa Rica y ex participante de la franquicia de Mr. Costa Rica Gay, nos comentó que, “Se trata de mucho esfuerzo, mucha seguridad en uno mismo, y querer cumplir los sueños, aunque el camino no ha sido fácil. Mucha gente negativa ha querido derrumbarme, pero he conocido a mucha gente que ha creído en mí”. Lo que le ha ayudado a crecer personal y profesionalmente en muchos ámbitos, como el modelaje, entre otros. Y parte de lo que rescata de estas experiencias, es el haber logrado que su familia sea más abierta y que acepten libremente su orientación sexual. Recuerda que días antes de partir a su experiencia internacional en Sudáfrica, sus directores, guías, preparación, y su pareja fueron los que estuvieron ahí ayudándole en todo.


Por su parte, el módelo Fabián Hernández, ha estado en 2 certámenes de belleza dentro de la comunidad, ganando importantes títulos; y menciona que todo se trata de vivir el momento y de la experiencia ganada aunque algunas veces no sea tan buena. “Una anécdota fea; que se quieran aprovechar que son los encargados u organizadores para tratar de abusar de uno si no no ganas , eso nunca lo he permitido prefiero no ganar y renunciar. Una anécdota buena; sentir el apoyo de gente que ni siquiera me conoce y verlos ahí en los certámenes sin esperar, el cariño sincero y de respeto para mí es muy importante.” nos contó. También le consultamos acerca de su reciente decisión de renunciar al título de primer finalista del
Mr. Gay World Costa Rica a pocos días de haber ganado, y nos respondió, “no me quiero referir mucho, espero me respeten, lo único que puedo decir, es que siempre he estado seguro de mis decisiones y ante todo pongo a Dios en ellas y hasta el día de hoy nunca me ha fallado, soy una persona que poco a poco ha ido creciendo pero creo que lo he hecho muy bien y eso es lo importante, y a veces hay personas que no son lo suficientemente MADURAS para alegrarse por los éxitos y crecimientos de otros.”

Y es que no todo es bello en estos concursos. La sombra de que los mismos están amañados, o las decisiones del jurado se ven influenciadas por las preferencias de los productores u otras partes involucradas, ha sido una sombra que siempre los ha perseguido.


Según Miguel Rodríguez, esto es cierto; ya que le ha tocado ver como “el mismo productor toma cartas en el asunto, cambia las decisiones del jurado o influencia que alguna persona gane”. Lamentablemente esto lo ha visto, e invita a informarse bien antes de participar en un concurso así.

Sin embargo, es cuestión de perspectiva según nos comenta Ilandra, ya que en su experiencia como productora ha tenido que confrontarse a sí misma y aceptar que en ocasiones la decisión del jurado no es la misma suya. Y coincide en que en algunas ocasiones, desdichadamente el jurado se ve influenciado. “En el caso de Miss Gay Centroamérica, el jurado abiertamente preguntó quién era la participante que el bar quería que ganase, y así fue”.


Finalmente, siempre habrá críticos de los concursos de belleza, y quienes hablen de la calidad de los mismos, o aquellos que menosprecian a otros. Como concluyó Ruby, “Yo creo que lo importante es romper los estereotipos de la comunidad y ayudar a todos los involucrados, uno trata siempre de hacer lo mejor. Ver cómo la gente disfruta y comparte. Como dijo Sharde, me quedo con lo positivo, y yo creo que el que tenga algo negativo que decir, los invito a asistir para que vivan la experiencia. No importa que participe gente chonca o fea, pero son personas que están empezando y están buscando una oportunidad, y estos concursos son espacios donde se cree en ellos, y nadie es quién para destruirles esos sueños. Tal vez son personas que están pasando por distintas circunstancias difíciles de vida y el único momento en que son felices es cuando andan con su corona, modelando. Somos una sola comunidad y tenemos que apoyarnos más entre nosotros y no discriminarnos. Hay que dejar la envidia de lado”.