El inicio de la pandemia que aún no acaba para una persona LGTBIQ+ en Costa Rica

“Todxs estamos deambulando la Tierra, tratando de encontrarnos unxs a otrxs”, manifestó mi artista favorita, en marzo del 2014. Lo que ella no imaginaba y honestamente, nadie en el planeta era que 6 años después estaríamos intentando lo mismo mientras practicamos el distanciamiento social a raíz de la pandemia por covid-19.

Durante el 2020, cuando apenas empezábamos a escuchar sobre burbujas sociales, uso correcto de mascarillas y otros conceptos relacionados con la salud; me di la tarea de buscar historias para retratar cómo nos afectarían estas olas por el coronavirus, y las medidas que nos mantuvieron el mayor tiempo posible en casa mientras iniciamos a entender los principios básicos de este gran desafío sanitario.

Vi en redes sociales cómo algunxs personas LGTBIQ+ señalaron que hemos sido separadxs de la sociedad en muchas oportunidades desde antes de esta emergencia de salud mundial.

En el pasado tuvimos que irnos de nuestros hogares por algún rato o por siempre para ser libres. Entonces, ¿qué pasa con la gente de la comunidad sexualmente diversa cuando debemos mantenernos dentro de cuatro paredes con los individuos que celebran, ignoran o maldicen nuestra verdad e identidad?

¿Cuál es la moraleja de este evento? ¿Qué se puede sacar de esta experiencia? ¿Realmente todxs entramos por el mismo túnel?

Empecé a hablar con amigxs y conocidxs al respecto y me di cuenta que quizás, lejos de mi círculo, había alguien más con desafíos, aventuras y riesgos, similares o distintos, que sólo nosotrxs vivimos por no ser heterosexuales cis género.

Extendí la plática en mis plataformas digitales, a nacionales y extranjerxs en Costa Rica de entre 18 y 45 años. Hubo quienes decidieron mantener su identidad oculta.

Obtuve respuestas que sería interesante revisar en algunos años para analizar nuestro avance en contraste con estas experiencias, perspectivas, frases que nos marcaron y también retratos de la realidad actual.

La consulta fue la siguiente: En este momento donde la humanidad completa está sufriendo el impacto del nuevo coronavirus, ¿cómo estás pasando vos la pandemia al ser una persona LGTBIQ+ y qué te ha dejado este momento histórico?

Estas fueron las cartas que recibí durante la semana del 4 de mayo del 2020, con testimonios y hasta frases de gente con la que se ha convivido pero quizás no nos aceptan. Todo mientras intentamos, por nuestra cuenta, encontrarnos unxs a otrxs a través de papel, tinta, tecnología y algo más:

  • “Volver a los tiempos en los que puedo ser yo mismo solamente cuando cierro la puerta de mi cuarto”, Adrián Delgado.
  • “Estos días he vivido con la familia de mi novia y ellos me entienden, mi novia y yo hemos descubierto hablar de nuestro futuro juntas. Tenemos nuevas preocupaciones”, de los Ángeles.
  • “Nadie lo sabe, pero se puede hervir un sapo en una olla poquito a poquito. Digo que nadie lo sabe porque ni yo supe que ser gay era igual a que mi hogar quemara mi piel”, anónimo.
  • “Me llaman Bri, durante esta cuarentena he intentado que mi familia abra más su mente con respecto al matrimonio igualitario y permitir que el tabú con estos temas disminuyan. Además de enseñarle a mi hermano acerca de la tolerancia”, Bri.
  • “Holi, soy Brooklyn y soy drag queen. La cuarentena me ha ayudado a acercarme a mis padres y mostrarles mi arte. ¡LES ENCANTA!”, Brooklyn.
  • “Por cuestiones de trabajo tuve que irme a vivir lejos de mi novio (prometido!), ambos médicos. Durante la pandemia he podido verlo mucho menos frecuentemente que el usual viaje los fines de semana. Me ha tocado pasar prácticamente solo, preocupado por él y por el que va a ser mi testigo en la boda (gay y médico también) quien sí se infectó por COVID pero por dicha ya está dado de alta”, Chris.
  • “Extraño la complicidad con mis amigxs LGTB+. En mi casa se sabe, pero es algo que no se habla. Mi trabajo (presencial) está lleno de gente bastante conservadora. La risa, los bailes, los abrazos, las bromas y el simplemente estar con “lxs de uno”… todo eso hace falta”, Daniel Q. Y.
  • “Si te sirve saberlo, yo también me sentí sola. Lo que nos hace falta es encontrarnos. Ten paciencia, te prometo que la felicidad, sí llega“, Gaby Rojas.
  • “Esta es la vida que usted quiso y decidió llevar, playo”, Jose E.
  • ”Aún sin cuarentena, no salgo de casa por miedo y sobreprotección, vivo encerrado en mi cuarto jugando y estudiando”, anónimo.
  • “La cuarentena ha sido un reflejo de mi futura convivencia diaria con mi pareja, así como con el entorno que nos rodea. Ha sido ver hacia el futuro en cuanto a nuestra forma de convivir juntos con sus aspectos buenos y no tan buenos, y la relación que como futuro matrimonio vamos a tener con nuestras respectivas familias”, Leo.
  • “Mi nombre es Leandro, soy gay y mi familia lo sabe desde mis 15 años (tengo 23). Durante esta cuarentena he tenido la posibilidad de acercarme mucho más a ellos. Me han dejado abrirme con ellos, contarles de mis exnovios y del muchacho con el que estoy saliendo. Esta pandemia nos ha afectado mucho en diversas áreas, sin embargo, logró que nos amáramos muchísimo más que antes”, Leandro.
  • “En mi casa no saben nada. No hay razón de que lo sepan todavía, y por eso no me ha afectado en la cuarentena”, M.
  • “Hola soy María y soy bisexual. En mi familia mis hermanas sí saben y la situación con ellas siempre es amena. Mi mamá no sabe y a veces de tanto compartir con ella me dan ganas de contarle, pero a la vez me da miedo ‘cargarla’ y que el ambiente cambie durante la cuarentena, así que el tema en realidad no se trata”, María.
  • “Mi nombre es María. Tengo una relación de 14 años con mi pareja. Hemos estado juntas en las buenas y en las no tan buenas. Ahora con el aislamiento pasamos más tiempo juntas, conversamos, reímos, hacemos ejercicio juntas. Tratamos de estar siempre positivas y ayudarnos mutuamente”, María S.
  • “El miedo a enfrentar un nuevo mundo después de un momento de inflexión borra las diferencias entre salir de casa o salir de un armario. No tenga miedo TODOS nos sentimos así. En la distancia el apego se quiebra y se drena el amor. Cae desde el pecho y se seca en el piso. No la desperdicie, compártala. No importa cuánto es lo que nos separa”, Osvaldo D.
  • “He pasado esta cuarentena con mi hermana y mi cuñada, han sido las semanas más desviadas de mi vida <3”, R.
  • “Holaa! Me llamo Sofía y durante esta cuarentena me he sentido bastante bien con mi familia. Ellos están al tanto de mi orientación sexual y no les molesta. Nunca hacen comentarios ofensivos y tampoco me tratan mal. No hablamos mucho del tema, pero siempre les he podido contar mis historias :)”, Sofía.
  • “Soy un hombre gay de 29 años. Mis padres lo saben desde que salí de la universidad. Tomó tiempo pero ya nos llevamos bien. A mi papá le ha costado más lidiar con todo. He pasado con ellos toda la pandemia y, a veces, cuando él ve retransmisiones de partidos le grita ‘¡PLAYO!’ a cada jugador que hace algo mal y mi mamá lo regaño. Ella y yo sabemos que él no quiere ofenderme cuando lo dice pero aún así nos molesta, nos duele y le explicamos de nuevo. Lo cierto es que cada año el trato mejora y el amor crece”, Donovan Retana Piedra.

Estas cartas, anónimas o con nombre, tenían un grado de inocencia. Hace un año pensábamos que todo acabaría pronto.

Nos encontramos en el primer semestre del 2021 y aún mantenemos la lucha. Al 27 de mayo de este año, el ministerio de Salud de Costa Rica reporta 311.922 casos positivos acumulados en el país y 3.929 lamentables fallecimientos.

¿Vos cómo estás lidiando con esta emergencia mundial desde tu techo? ¿Cómo cuidás de tu salud física y mental? ¿Será que hay una persona con quien vos podrías conectar para hacerse compañía entre ustedes? Ninguna lucha es igual, pero podemos aprender unxs de otrxs aplicando cada lección a nuestro contexto.